1.9.15

Del vendedor de velas a Macario

...Hay que tener más consideraciones con los muertos, porque pasamos mucho más tiempo muertos que vivos.

Total, en esta vida todos nacemos para morirnos y qué ganamos aquí algunos gustos y a veces, ni eso.

Muchos trabajos, muchas penas.


Cuando nacemos ya traemos nuestra muerte escondida en el hígado o en el estómago, o acá,  en el corazón que algún día va a pararse, también puede estar fuera, sentada en algún árbol que todavía no crece pero que te va a caer encima cuando seas viejo.


Publicar un comentario en la entrada