17.4.09

Lección viejita pero bonita y útil para los periodistas de espectáculos:

¡NO!
No me interesa saber el color de calzones de Niurka (cuando los trae puestos). Me niego a pensar que es interesante conocer el último romance de la Vale o si la Chule y LuisMi son felices por el color de diamante que le regalará. Tampoco tengo interés en enterarme qué hace el actror no.14 en desuso durante sus horas libres. ¡Por mi Peña Nieto y 'la gaviota' pueden hacer de su vida un papalote!. No se quién es el novio de la actriz esa que embarazaron, solo ha protagonizado una telenovela fea y así estoy bien. Me chocan las secretarias chistinas o los patiños bailadores que están para quesque hacer ver menos estúpidos a los conductores quesque inteligentes e informados.

Lo peor es saber que el mismo mal corre por los pasillos de los sitios donde se generan las noticias. Cuando una trabaja en esto de los medios puedes ver a alguien de una redacción vecina dedicada a los espectáculos en 'viernes casual' y checar que la editora 'acá' viene a la oficina en pants de esos que dicen que son coquetos por ser aterciopelados y traer leyendas breves como 'shick/work out/sporty' en el área de las nalgas. Fodonguez políticamente correcta de oficina.

¡NO!
¡NO!
¡NO!
¡B A S T A!

señores
señoras
¡yo lo que exijo
son periodistas y artistas
con Glamoooooouuur!
(matar de envidia por la fantasía de sus vidas aterciopeladas y perfectas)

¡Miéntanme bonito!

Les dejo a la master dando clases a los reporteros
¡APRENDAN!
Publicar un comentario