12.8.08

Reporte de la primera noche: La felicidad melancólica

Reporte de la primera noche; ese fue el título del mail que me mandaron los nuevos dueños de mi perra de litio. Me contaron a de detalle que fue lo que sucedió la noche de ayer, endemoniado lunes. Una lista detallada desde que salimos con lágrima Remmy de su departamento para entregárselas hasta esta mañana, me tranquilizó lo que leí. Finalmente le encontramos familia a Tab. Estoy llena de felicidad melancólica, que en éste caso es ese sentimiento que te da cuando tienes una tristeza profunda que se emplasta ilógicamente con la felicidad ajena y a su vez ausente para mi.

Hoy no quiero llegar a mi casa, no va a estar la perra que me ladró durante casi tres meses. Tab, encontró casa y no cualquier casa, encontró el lugar perfecto.
Que las fotos hablen mejor, una selección de los últimos días, yo ando tirada al drama feliz:

En el carro


En la sala


*la voy a ignorar a ver si así me deja
de tomar fotos*


*neta, ya, párale con la camarita...*

*¡no foto!*

*¡BASTA!, ¡me tienes harta!, odio foto con flais*

Divas en la cama con buenas lecturas

... y el día siguiente

Los orgullosos padres:

The long and winding road

Publicar un comentario