10.12.14

Soberana de la manzanilla y la vainilla

Recortar, pegar, arrancar, acomodar. Así mis días; de mucho collage y té.
Últimamente cada pedacito sirve, ya inclusive inicié una libreta nueva para ir pegando todos los sobrantes que voy dejando al dibujar la libreta original.
Clasificar es muy divertido y es útil... e inclusive me quita mucho lo dispersa. Pero hay momentos, como el collage donde la intuición manda y todas esas etiquetas y clasificaciones me estorban mucho para hacer. Absolutamente todo se puede mezclar para generar algo nuevo.

La soberana de la manzanilla y la vainilla es reina un lugar donde todas las clasificaciones son posibles, donde el orden no va en riguroso orden y es capaz de reordenarse en cualquier momento y hacer sentido, donde todos se entienden como personajes únicos e irrepetibles de un reino perdido en la cabeza de alguien que escribe.


Publicar un comentario