16.9.10

Que en el cielo tú eterno destino

Así leen algunas líneas en el blog de la redacción de Letras Libres escritas por León Krauze:


… Pero no solo hay desmemoria histórica. Hay además una injusticia contra todo lo que sí es México y ha logrado México. Está de moda un nihilismo desorientado y depresivo que dicta que, en este país, todo es lo mismo y todo da lo mismo. Son lo mismo los narcotraficantes que el Ejército; lo mismo el Estado mexicano que quien quiere pisotearlo. No es verdad, y ceder a la tentación de difundir esa versión de las cosas es participar en un juego muy peligroso. México es muchas cosas y lo ha sido por más de 200 años. Lo era antes de nuestra generación y lo será después.


Me pregunto como cada 15 de septiembre qué celebramos. Pocas ocasiones nos hemos cuestionado tanto como esta vez qué es lo que realmente celebramos, nuestra mexicanidad, nuestra permanencia como nación libre, a los héroes que nos dieron patria... qué celebran ustedes este 16 de septiembre.


Nuestra bicenteañera está enferma, vive en el seno de una familia violenta donde a diario está acostumbrada a leer en sus periódicos de sicarios, balaceras, robos y descabezados, se le nota desnutrida, analfabeta, en el norte la bicenteañera no pudo ni siquiera salir a hacer fiesta por lo inseguro de las calles, en otras regiones la bicenteañera está inundada.


Algunos se empeñan en que lo que debe prevalecer es la memoria histórica y celebrar este bicentenario y a sus héroes con derroche y el dinero que la familia de la bicenteañera no tiene. A endeudarnos más, a gastar en la fiesta que la bicenteañera no pidió.


La bicenteañera se hubiera conformado con un pozole, tequila y sonidero para el bailongo. Eso es lo que nos hace mexicanos en el ahora, también en un entorno adverso sabemos celebrar con humildad y alegría. Esa es mi memoria histórica y mi conciencia de nación. No era necesario un festejo lujoso y que para no variar fue organizado con el gusto de una tía con estola de peluche de tigre, copete de tubo con harto aqua-net, bisutería barata, maquillaje con ojito de rayita cincuentera y vestido de lentejuela.

Parafraseando a Hector Zagal;

los acróbatas parecían insectos presos en una telaraña intentando huir. Una metáfora de nosotros los mensos que pagamos impuestos.

Ni hablar del dragón chino plateado, el charrito gingante cuarteado de yeso o el momento Disney con el niñito en piyama...


Que gozo que me hubiera dado ver

Escuelas bicentenarias

Hospitales bicentenarios

Calles sin baches bicentenarias

Vialidades para biclas bicentenarias

Puentes bicentenarios

Foros bicentenarios

Albergues bicentenarios

Parques bicentenarios

(Todo en plural, mucho de todo)

Ciudades habitables bicentenarias


Celebro que soy mexicana, celebro mi conciencia histórica y aunque sea en este pequeño rincón levanto mi grito de guerra para decir que hubiera deseado un festejo menos ostentoso y más productivo.

Pobre bicenteañera, ella ni fiesta pidió y como toda celebración sin sentido terminó con un padrino chaparro y con voz de borracho dándole el ¡Viva México!.

Publicar un comentario