11.12.09

La poesía al penetrar la palabra, la descompone, la abre como un capullo a todos los matices de la significación

La diferencia entre prosa y poseía consite en que, mientras una no pide al lector sino que le preste sus ojos, la otra necesita de toda la voluntad que le entregue la voz.
Cada poeta tiene un estilo personal para "decir" sus poesías; éste las canta, aquél las reza, otro las musita, uno más las solloza.
Encomedad a quien queráis que diga un poema; en el acto impostará la voz a la tesitura del canto y a continuación el verso saldrá vibrando de su garganta, como un temblor de vida que sólo la voz le puede infundir; porque ocurre -mis amigos queridos- que así como venus nace de la espuma, la poesía nace de la voz.
J. Gorostiza

Vía: A.
Publicar un comentario