24.12.09

Ayer:

Intentaba usar un teléfono de monedas y desistí cuando se tragó mi segunda moneda de cuarto de centavo. Al caminar encontré una moneda al fondo de la bolsa. Regresé.
Alguien usa la cabina contigua, una mujer, misma edad, también lo único que lleva descubierto es parte del rostro. Con el teléfono en la mano volteo ver el letrero luminoso del Radio City y bajo la mirada a la gente que camina, me aturden.
La mujer me aborda, habla en inglés. Después de cambiar algunas frases me pregunta si hablo español. Contesto en el mismo idioma. Cruzamos frases y me alejo. No solo hablaba español, hablaba mexicano-chilango-fresa de la condesa. Me quedo pensando de nuevo que la realidad es aparente.
Camino. Entro a la estación del metro por un túnel estrecho.
Publicar un comentario