25.9.09

Top 5 de trabajos frustrados

Desde ayer en la tarde escribo escribo escribo… me dio un ataque de escritura estudiadora y para liberarme, hasta mientras dormía seguí escribiendo. Esta mañana al despertar, mientras platicaba con la pared, pensaba en mi Top 5 de trabajos muy deseados, pero que no me esforzaría nada por conseguir. Una entrada que hace mucho tiempo tenía ganas de hacer así que va la lista.

5. Operadora de máquinas de construcción:
Siempre me han llamado las construcciones por ese tipo de máquinas. Mis preferidas son la grúa de ICA que tienen pintada con cuello de jirafa y la revolvedora de cemento que tiene el tanque decorado con margaritas de colores, bien hippie él. Definitivamente me vería bien manejando ese trique.

4. Trailera:
Es una forma de manejar mucho, comer en buenos lugares carreteros, convivir poco con otros seres humanos, poder escuchar mucha música y contemplar constantemente como cambia el pasaje. ¡Y además te pagan por eso! Y ok, pueden molestarme con ésta chica de acción.

3. Conductora de la hora de Luís Miguel en el 95.3 o de la hora de los Vétales (¡quién le sugirió a word que se le daba bien eso de pensar!) Beatles, en UniversalStereo:
Ambas serían ideales, la primera para ponerme a cantar sin culpas Luismi mientras lo radian y que nadie se tuviera que aventar mis momentos de mal gusto musical, es bien relajante. Poder decir que trabajo en una estación que se llama Amor sería increíble. Es una licencia permanente para hacer frases del tipo ‘Lo que hagas, tienes que hacerlo con Amor’ y entonces tienes chance de ser cursi y a la vez promocionar tu trabajo y ser muy profesional. La hora de los Beatles es emocionante porque me tendría que obligar a ser una enciclopedia ambulante de la banda y creo que eso puede hacer mejor persona a cualquiera, es como un almanaque de datos inservibles para hacer millones de conversaciones interesantes. Además escuchar su música todo el tiempo seguro me tendría de un magnífico humor

2. Motociclista de la red Vial:
Nuevamente un trabajo para manejar mucho todo el día y a las mujeres les dan (o les daban) una moto pintada de rosita con uniforme pintado de rosita también. Los que me conocen saben que sería ideal para ese trabajo; soy muy orientada, me encantan las motos y toda desviación que haga lo rudo una cursilería es mi estílo.

(y en el número uno, redoble de tambores…)
1. Trapecista:
Qué les puedo decir, creo que cuando de escuincla alguien me preguntaba qué iba a ser cuando fuera grande eso contestaba, desde ese tiempo llevo arrastrando ese deseo. Esos trajes ceñidos a esas figuras siempre tan estéticas y femeninas, ser tan flexible, bailar en el aire, la siempre hermosa música circense y ese redoble de tambores que hace a los momentos emocionantes más intensos. Es lo más cercano que se me ocurre para poder volar sin tener alas. Me pasaría colgada del trapecio todo el tiempo.



Hay otros trabajos que no tienen nada que ver con mi profesión y también se me antojan, pero esos si me esforzaré en algún momento para que se concreten; cuenta cuentos profesional de público limitado, ilustradora de cuentos, panadera, cuidadora de zoológicos domésticos.
:)
¿cuál es su Top 5?
Bonito inicio de fin de semana.
La rola ideal para comenzarlo en un viernes sin sol.
Publicar un comentario