2.12.08

Mis chicos

Hace un par de días celebramos con un reven familiar los 83 años que cumplió mi abue (si, abue, abuelita es cuuuuuuuursi y si digo abuela en ese lado de la familia me desheredan). La reunión estaba como siempre y entiendan ese 'como siempre' a profundidad, un como siempre que implican 27 años de como siempre. Así que para entretenerme me puse de jotógrafa con mi celular que parece tabique pero también plancha, lava y almidona camisas, fotografía y agenda todo lo que mi cerebro olvida.

Me encanta tomar close ups y con mi reciente obsesión infantil, al retratar a mis primatos y sobrinatos me puse a pensar que definitivamente si algún día soy mamá espero que el cielo, Yisus y la divina providencia sean sensatos y me manden una niña. Creo que con una escuinclita podría medio resistir sus embates de 'soy adorable' para quesque poder educarla. Con un niño seguro me rendiría al primer te quiero y haría de él un malcriado como Veruca Salt. ¡Líbrenos señor de ese mal! juar juar


*La expresión de I. es debido a que se acababa de pegar con una de esas esquinitas insensatas que están diseñadas para provocar el peor de los dolores de pueda sentir un ser humano.
¿Apoco no es totalmente sincero su gesto de dolor?



Ya se, A. ni al caso con la selección infantil, pero me gustó el gesto platicador.Tómenlo como un bonus track.

Publicar un comentario