29.7.08

- Aquellos salvajes vivían desnudos en la perdición de su alma y su cuerpo, como bestias. Desconocían a Cristo, no sabían lo que era el pan o el vino, y no tenían conciencia del bien y del mal. Sobrevivían a duras penas en una ociosidad animal. Una vez bautizados, tuvieron acceso a una vida mejor...¡Esclavos de los blancos!

El padre João Pedro, capellán del São Gabriel.
Carbela principal de Vasco da Gama con rumbo a las indias.
Publicar un comentario