8.5.08

El Kinder Latino

El año pasado para estas fechas ya estaban los ocho boletos comprados, dos días enteros de conciertos con mis primos menores; 2 Caballero, una de 10, otra de 13 y un Fabila de 17 años. Todavía tengo por ahí guardadas las alineaciones.

Para mi, asidua al megaconcierto, cambió radicalmente la experiencia de ir al Vive Latino, enroqué la borrachera enferma a andar de nana con las antenitas atentas mis 3 escuincles y no solo con el afán de no entregarlos a medias con sus respectivos padres, también estaba la parte de las dudas y cosas nuevas para ellos: qué le pasó a aquel, ¡Mira como vuela ese!, las botellas voladoras desde las gradas,
por qué huele así, qué me compro, cuándo descanso, quiero ir a eso, no me gustó aquello, ¿ese no estaba ahí desde ayer?… Fue muy divertido cambiar el ambiente de una misma experiencia.

Hubo unos pocos momentos en que me tocaba ver a mi banda a lo lejos a media fiesta y me daba un poco de envidia. Parte de mi ya no era eso y no quiero que suene a discurso abuelesco, no es que la fiesta no sonara atractiva, lo que ya no me cuadraba era el contexto. El Kinder Latino aportó más a la experiencia: nunca se les acabó la pila, oí mucho más que en cualquiera de los exconciertos y A. voló como los grandes en uno de esos trampolines hechos con los pedazos de alfombra que indudablemente siempre acaban como alfombra/paraguas en el concierto final.

Este año ya no hay Kinder Latino, A. ya creció y va con sus amigos a V., D. y a mi no nos emocionaron la mayoría de las bandas, decidimos cambiarlo por el siguiente multiconcierto que nos prenda. Nos arrepentimos de no haber ido al Zerofest por estar esperando esta tarugada... en fin, así se aprende.
Uno recuerdo que ranquea entre los mejorcitos del pasado Vive fue Horror Amor de los Six Million Dollar Wierdo en vivo, el cover que le hizo Chikita Violenta me derrite, pero como no queremos aquí ningún embarradero innecesario de caramelo les dejo la normalita, ahí si quieren búsquenle en el yutu ‘la otra versión’, hay un programa ¿de Opus 94.5 fm? que se llama así, me gusta el nombre, da para mucho en que pensar y sigo en mis días meditabundos...

Publicar un comentario