1.2.08

Yo el atardecer



Cada uno es hijo de sus obras y méritos
y no tienen importancia de dónde podamos venir,
ni de quién procedamos.
Vos sois el alba mi señora
yo el atardecer.
Publicar un comentario