4.2.08

Ocio, plástico y luz






Anexo que no viene al caso:

...hasta cuando los lunes me acabarán de cobrar su cuota
de despiadada maldad.
¡Hasta cuándo Dios mío!
¡Hasta cuándo!
(perdón por el dramatismo pero estoy en mi hora de idiotez
novelera y con esos diálogos de fondo es en la única forma
que estructuro mis ideas).
Publicar un comentario