14.10.07

El primer cuadro.

Hoy me despierta
la abrumadora
y fatigante
hermosura.

Pero ante todo esto,
como regalo inesperado
recobro fuerza.

Me levanto temprano
aunque el sueño absorba
con esas ideas que atraviesan,
falta energía
pero sorpresa,
mis ojos se cegan
ante el pesado
insomnio.

Destino cifrado.
Horas recorridas
y confirmadas
con la presencia inesperada.

Otras hermosuras
compran la mañana.



Publicar un comentario